Imperial Cleaning

Stijlvolle badkamer oplossingen

La sonrisa del diablo. Me encanta besar, mamar, me den dedo, soy sumiso, me gusta complacer en la cama.

Adalberto Alvarez

Vind een Dealer bij u in de buurt

La calle en que vivimos. El corrido de Lupe Reyes. El derecho de nacer. El patio de Tlaquepaque. La sombra del pecado. La casa de las fieras. Un color para tu piel. El juicio de nuestros hijos. Un grito en la oscuridad. Del altar a la tumba. De la tierra a la luna. De turno con la angustia. La frontera de cristal.

No creo en los hombres. Una plegaria en el camino. El retrato de Dorian Gray. La cruz de Marisa Cruces. El precio de un hombre. La sonrisa del diablo. El amor tiene cara de mujer. El derecho de los hijos. Muchacha italiana viene a casarse. El edificio de enfrente. Me llaman Martina Sola. Los que ayudan a Dios. Ha llegado una intrusa. El manantial del milagro.

Rina [ nota 1 ]. La venganza [ nota 1 ]. Donde termina el camino. La hora del silencio. No todo lo que brilla es oro. Un original y veinte copias. Viviana [ nota 1 ]. El cielo es para todos. No tienes derecho a juzgarme. Al final del arco iris. El derecho de nacer [ nota 1 ]. Chispita [ nota 1 ]. Lo que el cielo no perdona. Cuando los hijos se van. La fiera [ nota 1 ]. El maleficio [ nota 1 ].

Cuna de lobos [ nota 1 ] [ nota 2 ]. La gloria y el infierno. El precio de la fama. Rosa salvaje [ nota 1 ]. Lo blanco y lo negro. Carrusel [ nota 1 ]. La casa al final de la calle. Cuando llega el amor. Alcanzar una estrella [ nota 1 ]. En carne propia [ nota 1 ]. Un rostro en mi pasado. Yo compro esa mujer [ nota 1 ]. Alcanzar una estrella II [ nota 1 ]. Al filo de la muerte. Muchachitas [ nota 1 ]. Valeria y Maximiliano [ nota 3 ]. Yo no creo en los hombres [ nota 1 ]. El abuelo y yo [ nota 1 ].

Dos mujeres, un camino. Entre la vida y la muerte. Agujetas de color de rosa. Marimar [ nota 1 ]. Acapulco, cuerpo y alma. Alondra [ nota 2 ]. Bajo un mismo rostro. Si Dios me quita la vida. Luz Clarita [ nota 1 ].

Lazos de amor [ nota 1 ]. Para toda la vida. Te sigo amando [ nota 1 ]. Alguna vez tendramos alas. Pueblo chico, infierno grande. Esmeralda [ nota 1 ].

El alma no tiene color [ nota 1 ]. Gotita de amor [ nota 1 ]. El privilegio de amar [ nota 1 ]. Preciosa [ nota 1 ]. La mentira [ nota 1 ]. Una luz en el camino. La usurpadora [ nota 1 ]. Camila [ nota 1 ]. Rosalinda [ nota 1 ] [ nota 2 ]. Por tu amor [ nota 1 ]. El diario de Daniela. Amigos x siempre [ nota 1 ]. El precio de tu amor.

Primer amor [ nota 1 ]. Amigas y rivales [ nota 1 ]. Aventuras en el tiempo. El Manantial [ nota 1 ]. El juego de la vida [ nota 1 ].

Entre el amor y el odio [ nota 1 ]. La otra [ nota 1 ]. De pocas, pocas pulgas [ nota 1 ]. Amor real [ nota 1 ]. Alegrijes y rebujos [ nota 1 ]. Tiene regadas migajas en su barba escasa. Una mujer que va a su lado le suelta la mano y acelera el paso. Vuelve con dinero y con lo del tiquete para el que sigue en la lista. Los que cruzan el puente dicen que se van en busca de comida.

Los gritos ofreciendo tiquetes reciben a los migrantes del lado fronterizo colombiano. Carlos Ozuna lleva aretes negros y tiene ojos verdes. La flota despacha desde una casa de dos pisos.

El despachador colombiano lo insulta con la mirada. Pide un caldo de costilla y apenas si lo prueba. El conductor del bus grita: Se le quitaron las ganas de seguir conversando. A lo lejos titilan cientos de luces. A ella le gusta bailar, cuenta. El eco del cansancio se oye en el bus. Tiene manos grandes y piernas largas que no logra acomodar en el espacio limitado entre los asientos del bus. Tiene dos hijos que se quedaron en Barinas junto a la esposa.

Luis cuenta que sabe oficios varios. Se queda callado un rato, respira y se descarga: Los migrantes bajaron agotados. En Pasto tienen una amiga que los espera. El conductor arranca y se escucha un grito: Va a sellar los pasaportes. Va a Santiago de Chile. Los recibe una fila con venezolanos que esperan el sellado. Por el acento, todos son venezolanos. Seguro lo inventamos, dice Luis Valero.

La otra luce luce nerviosa. Llueve fuerte en Guayaquil. Gustavo no ha llevado una vida buena en Ecuador. Acomodan las maletas en una esquina del cuarto, tiran una colchoneta en el piso y hablan hasta dormirse. Apenas si es consciente de lo ruda que puede ser la vida que le espera. Se cambia de ropa, toma sus maletas y sale a la terminal de transportes de Quito.

La terminal de buses de Guayaquil es un hervidero humano. Se asume un migrante del mundo. Un hombre alto, de Maracaibo, acapara la taquilla con una bolsa de pasaportes en la mano. Compra los tiquetes de todo un bus. La paciencia se esfuma a las Los pasajeros se rebotan. Yo lo he visto. Caminan hasta el parqueadero de donde sale el bus. Primero a la familia, luego a los amigos hechos a lo largo del viaje y ahora este con su hermano cargado de incertidumbre y dolor.

En el bus un chico alto, rapado, luce ansioso. Se levanta varias veces durante el trayecto. Se sienta, cierra los ojos para dormirse.

Cd del mese

Share this: