Imperial Cleaning

Las 15 peores portadas de LUN durante el 2011

Mundo de tinta y papel.

texto entrada

¿Por qué no puede funcionar un motor magnético Perendev?

Nada es singular en el mundo: Entraba en el trabajo. Luego, llegaban las mujeres. He sido escarnecido y olvidado. Ya no comprendo la noche ni el canto de los muchachos sobre las praderas. Tierra incansable, firma la paz que sabes. Danos nuestra existencia a nosotros mismos. Bruscamente la tarde se ha aclarado Porque ya cae la lluvia minuciosa. La lluvia es una cosa Que sin duda sucede en el pasado. La mojada Tarde me trae la voz, la voz deseada, De mi padre que vuelve y que no ha muerto.

Es aire, incesante viento, agua y arena. Pandolfo bromeaba a menudo diciendo: Encontraba placer en todas las cosas, y sus ojos en todo se posaban. Si yo tuviera ingenio -que no tengo- en hablar, muy claro le hubiera dicho: Con una orden, todas acabaron al mismo tiempo sus sonrisas. Levantaos para contemplarla, podemos descender junto a nuestros amigos.

Ved aquel Neptuno que va sobre un caballo de mar. Una pintura no del todo vulgar: La tarde es gris y la tristeza del cielo se abre como una boca de muerto. Sin embargo en mis ojos una pregunta existe y hay un grito en mi boca que mi boca no grita. Y la muerte del mundo cae sobre mi vida. Tres mundos, encerrados en una casa donde escaleras seducen a los sin rostro para evitarse mutuamente en una eternidad ciega. Tres espacios, cajas fuertes cerradas. La cresta es blanca y como blanca pura: Presiento una hermana en cada muchacha y en vano busco entre los hombres un hermano.

Debemos inquietarnos por curar las simientes, por vendar corazones y escribir el poema que a todos nos contagie. Debemos, pues sabemos, gritar al poderoso, gritar eso que digo, que hay bastantes viviendo debajo de las latas con lo puesto y aullando y madres que a sus hijos no peinan a diario, y padres que madrugan y no van al teatro.

Asediar usureros y con rara paciencia convencerles sin asco. Con el coche cargado y lagrimas en mis ojos miro hacia atras viendo lo que dejo. En invernales horas, mirad a Carolina. Et je crois que voici venir la Passion. Hora de un costado al otro. Hora acicalada para el canto del gallo. Hora en que la tierra niega nuestros nombres. Hora en que el viento sopla desde los astros extintos. Fondo de todas las horas. Nadie se siente bien a las cuatro de la madrugada.

Y que lleguen las cinco, si es que tenemos que seguir viviendo. Siempre es locura, el mirar las flores como racimos de uva ver las calles llenas de neblina, y ver a la gente con paso inconcluso, rebuscando silencios en los ruidos.

Sentir el dolor de otro como si fuera de uno mismo; ver la soledad como baja por tus brazos y atraparla con tus manos, para volver hacer un circuito cerrado. Locura es siempre, tratar de dialogar con las nubes y ver como un rayo baja comunicativo para encender labios carnosos en las primicias de una rosa blanca.

Altas yedras de sangre Abrazaban tus huesos. Estabas Como un astro sin brillo, Recibiendo del sol La luz de tu contorno. Una sombra en el clima del ojo es a medias su luz; el mar sondeado irrumpe sobre una tierra sin arpones. La semilla que del lomo hace una selva divide en dos su fruto; y la mitad se escurre lenta en un viento dormido.

Era de una elasticidad, De un resorte verdaderamente admirable: Quiero, a la sombra de un ala, Contar este cuento en flor: Lo imagino por lo blando y sonoro, el de virgen de aquellas que adorando murieron. Como el de las estatuas es su mirar de suave y tienen los acordes de su voz, lenta y grave, un eco de las voces queridas que se fueron….

Es un silencio ondulado, un silencio, donde resbalan valles y ecos y que inclina las frentes hacia el suelo. A los cuarenta y cinco es bachillera, ganguea, pide y juega del vocablo; cumplidos los cincuenta, da en santera, y a los cincuenta y cinco echa el retablo.

Los dos vamos nadando -agua de flores o de hierro- por nuestras dobles vidas. Por momentos encarnamos el dolor de los altos cuerpos. Abandonamos todas las velas al viento, los benditos trapos se hincharon hacia nubes afiebradas.

Dios sea loado en el torrente, que hunda nuestro casco al sargazo y nos sumerja en el nuevo mar del cielo. Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos, te pareces al mundo en tu actitud de entrega. Mi cuerpo de labriego salvaje te socava y hace saltar el hijo del fondo de la tierra. Pero cae la hora de la venganza, y te amo. Ah los vasos del pecho!

Ah los ojos de ausencia! Ah las rosas del pubis! Ah tu voz lenta y triste! Oscuros cauces donde la sed eterna sigue, y la fatiga sigue, y el dolor infinito. Pues si es dura la mano del destino, Tu espalda es el altar donde me inclino Para llegar a Dios con mi plegaria. La cuna, casi en sombra. Y esta la abeja para la dulzura y este el cordero de la tibia lana y estos: Y esta la espiga que nos da la harina y esta la luz para la mariposa y esta la tarde donde el ave trina.

Si no eres par, tampoco le has tenido: No puedo ser tu igual; que este decoro se debe a tus proezas y a tu fama, puesto que, como yo, perdiste el seso. Pasamos por la vida en jaulas de cemento. Desnudos unas veces y otras veces vestidos. En trenes sin destino, en la papiroflexia del instante. Creo que es por el perfume de poemas incompletos O por los besos escondidos en una flor seca.

Reviso mis anhelos y me convenzo de lo eterno. No me importa el asma, no importa mojarme, todo vale con tal de vivir este temblor salpicando milagros. Parecido a la felicidad, algo indefinible pero que trasciende la vida misma, incluso la propia muerte. Las espumas de las flores han bendecido mis vagabundeos y vientos inefables me dieron sus alas por un momento.

Las Albas son desoladoras, toda luna es atroz y todo sol amargo: El acre amor me ha hinchado de torpezas embriagadoras. Descubiertos al ancho de los fuegos, de los lagos y eterno de las fresas, se quebraron despacio e intocables la bella y el invierno.

Que coros de fuegos rezaron al centro del tambor, a Timanfaya y piel, y humedad de amarse largamente. Que invadidos a las piedras extendieron semillas y ninfas por tragaluces. Tu ausencia me rodea como la cuerda a la garganta, el mar al que se hunde. Los rayos del claro sol Sobre las aguas derraman Su sonriente fulgor: Choca la barca, deshecha En mil trozos por el mar. Eran malos nadadores Mis amigos, por su mal, Y en las rocas de la patria Se vinieron a estrellar.

Nuevos amigos contemplo Girar a mi alrededor: Cruje herido el maderamen, Que bate iracundo el mar. Desordenas un poco el dormitorio, canturreas cansada bajo el chorro, te pones el pijama que te presto.

Te marchas presurosa a tus tareas, me dejas habitada por la ausencia. La muerte no cesa no nos abandona. Estamos llenos de ausencias terminadas o de promesas que son ausencias en proceso edulcoradas. La vejez tal es el nombre que los otros le dan puede ser el tiempo de nuestra dicha. El animal ha muerto o casi ha muerto. Quedan el hombre y su alma. Esta penumbra es lenta y no duele; fluye por un manso declive y se parece a la eternidad.

Es el saber popular, que encierra todo el saber. Los olivos moribundos florecen en todo el aire y los muchachos se quedan cercanos y agonizantes. Carne de mi movimiento, huesos de ritmos mortales: De tanto querer me ahogo, y no me es posible ahogarme.

Beso que viene rodando desde el principio del mundo a mi boca por tus labios. Beso que va a un porvenir, boca como un doble astro que entre los astros palpita por tantos besos parados, por tantas bocas cerradas sin un beso solitario. El naranjo sabe a vida y el olivo a tiempo sabe. Y entre el clamor de los dos mis pasiones se debaten. Siesta que ha entenebrecido el sol de las humedades. Galopa, caballo cuatralbo, jinete del pueblo, al sol y a la luna.

Galopa, jinete del pueblo, caballo cuatralbo, caballo de espuma. Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie; que es nadie la muerte si va en tu montura.

Galopa, caballo cuatralbo, jinete del pueblo, que la tierra es tuya. Voy, desde entonces, envuelto En un torbellino de oro. Bajo, en lo oscuro, al temido Raudal de la catarata: Voy, por el bosque, a paseo A la laguna vecina: Y entre las ramas la veo, Y por el agua camina. Vengo del sol, y al sol voy: Se detiene el avance del veneno en los nervios. Colapso de la disciplina. Death comes in quantity from solved Problems on maps, well ordered dispositions, Angles of elevation and direction; Comes innocent from tools children might Love, retaining under pillows, Innocently impales on any flesh.

And with flesh falls apart the mind That trails thought from mind that cuts Thought clearly for a waiting purpose. Body awaits the tolerance of crows. Caminante, no hay camino, sino estelas en la mar.

Nos acecha el cristal. Si entre las cuatro Paredes de la alcoba hay un espejo, Ya no estoy solo. Hay el reflejo Que arma en el alba un sigiloso teatro. Por eso nos alarman. Gimiendo por ver el mar, un marinerito en tierra iza al aire este lamento: Fresca, lozana, pura y olorosa, gala y adorno del pensil florido, gallarda puesta sobre el ramo erguido, fragancia esparce la naciente rosa.

Mas si el ardiente sol lumbre enojosa vibra del can en llamas encendido, el dulce aroma y el color perdido, sus hojas lleva el aura presurosa. Cantan las hojas, bailan las peras en el peral; gira la rosa, rosa del viento, no del rosal. Nubes y nubes flotan dormidas, algas del aire; todo el espacio gira con ellas, fuerza de nadie.

Todo es espacio; vibra la vara de la amapola y una desnuda vuela en el viento lomo de ola. Nada soy yo, cuerpo que flota, luz, oleaje; todo es del viento y el viento es aire siempre de viaje.

Como escuchar el grave acorde de la resaca y de la brisa. Vuelve los ojos, como cuando por sobre el hombro nos llama una palmada; vuelve los ojos locos, y todo lo vivido se empoza, como charco de culpa, en la mirada. Hoy estoy besando un beso; estoy solo con mis labios. Los pongo en el beso que te di ayer, en las bocas juntas del beso que se besaron.

Porque ya no es una carne ni una boca lo que beso, que se escapa, que me huye. En mis ojos, sin querer, relumbraban cuatro faroles. Tristes mujeres del valle bajaban su sangre de hombre, tranquila de flor cortada y amarga de muslo joven. Serafines y gitanos tocaban acordeones. Pon telegramas azules que vayan del Sur al Norte. Siete gritos, siete sangres, siete adormideras dobles quebraron opacas lunas en los oscuros salones.

Y el cielo daba portazos al brusco rumor del bosque, mientras clamaban las luces en los altos corredores. Y del trueno al son violento, y del viento al rebramar, yo me duermo sosegado, arrullado por el mar.

Le tengo miedo a tus palabras. Se han convertido en duras lanzas afiladas. Siento que se clavan una a una, que se adentran profundas, que de sangre forman lagunas, y no puedo evitar volverte a esuchar. Amanecen con heridas abiertas. Parece que ha cesado la guerra y no puedo salir corriendo y huir.

No puedo porque no quiero, porque a pesar de todo ello, morir de amor es mi deseo. Al Yo que flota junto a la ola del tiempo, desde la distancia observo. Con el polvo y el agua, con el fruto y la flor, con el Todo avanza impestuoso. Pero no me lo digas; tus cantares son, con el coro de tus varios mares, una voz sola que cantando gime. Ese mero gemido nos redime de la letra fatal, y sus pesares, bajo el oleaje de nuestros azares, el secreto secreto nos oprime. Pero no pretendas respirar mi aire, ni allanar mi mente.

Porque la muerte de la que te hablo hace tiempo que me ronda. Y yo le he abierto la puerta. Donde mi nombre deje Al cuerpo que designa en brazos de los siglos, Donde el deseo no exista. Beso soy, sombra con sombra. Sed con agua en la distancia, pero sed alrededor. Varias alas, varios vuelos abaten en ellas hoy hierros que cercan las venas y las muerden con rencor. Esperanza, mar, desierto, sangre, monte rodador: Si mi voz muriera en tierra llevadla al nivel del mar y dejadla en la ribera.

Llevadla al nivel del mar y nombradla capitana de un blanco bajel de guerra. Oh mi voz condecorada con la insignia marinera: Has cruzado despacio la ciudad. Tienes suerte esta vez; has sabido, esta vez, que se puede vivir y sentir reunidas tu existencia y la noche, y que es justo y es bello y es real respirar en esta libertad oscura hasta las estrellas.

Being your slave, what should I do but tend upon the hours and times of your desire? I have no preciuos time at all to spend nor services to do till you require.

Nor dare I chide the world-without-end hour whilst I, my sovereing, watch the clock for you, nor think the bitterness of absence sour when you have bid your servant once adieu.

Nor dare I question with my jealous thought where you may be, or your affairs suppose, but, like a sad slave, stay and think of naught save, where you are, how happy you make those. So true a fool is love that in your will thought you do any thing, he thinks no ill. Arrebatadamente, desgarrando mi soledad mortal, te voy llamando a golpes de silencio. Ven, te digo como un muerto furioso. Conmigo has de morir. Contigo estoy creando mi eternidad. Y sigo, muerto, en pie. En este mundo de siglos.

En este mundo de siglas, de ideas y de partidos todos partidos en dos , desde siempre yo me afilio yo pertenezco al AMOR. La de amar y ser amado y lucho sin ser soldado sin armas y con decoro, porque yo soy de esa raza que por amor dejo todo. Viendo tu poema te recomiento a Bukowski. Tengan la bondad y me orientan para buscar tres poemas que me recomienda una gran amiga.

Hi Dear, are you in fact visiting this website on a regular basis, if so after that you will without doubt obtain nice know-how. Es preciosa pero hay versos que no recuerdo. Pues, con permiso, me he permitido incluirlo en un subforo de poemas que tenemos en Hislibris: You have some really great articles and I believe I would be a good asset.

Please shoot me an e-mail if interested. Usted debe debe continuar su escritura. Soy Seguro, que han un enorme bas de lectores ya! Feell free to visit my page … http: I have observed that in the world these days, video games include the latest popularity with kids of all ages. Periodically it may be extremely hard to drag the kids away from the games.

If you want the best of both worlds, there are plenty of educational games for kids. Hi to all, how is all, I think every one is getting more from this web site, and your views are pleasant for new visitors. Me ha agradado mucho encontrar a Gloria Fuertes, tan injustamente olvidada a menudo, entre tan selectos autores.

Entonces, no tengo mucho que perder. Afortunadamente, cuando nuestras metas son diametralmente opuestas, por lo general, reconocemos las diferencias. Todo el mundo quiere ser apreciado. Ellos nunca pierden de vista lo que los hace ser excepcionales.

Dar y recibir son las maneras en las que nuestras necesidades son saciadas. Algunos de nosotros estamos programados para dar mientras que otros estamos programados para recibir. Es el medio en el cual los sentimientos y emociones son transmitidos y procesados. Y eso toma un buen tiempo de desarrollo. Eso es vida en este mundo retorcido. La verdadera libertad es la habilidad de evaluar inteligentemente tus opciones antes de actuar. La vida es corta Todos cometemos errores, todo el tiempo.

1. Pitbull es un loquillo I (Jueves 13 de enero)

Share this: